ZETA: cuento para prevenir los TCA

Escrito por  14 Nov 2017

Zeta era una niña de 13 años que vivía con sus padres y su hermano pequeño...

Así empieza el cuento de ZETA, creado por la psicóloga Cristela García y por mí. Ambos somos profesionales especializados en Trastornos de la Conducta Alimentaria, trabajamos en ELCA, Unidad Multidisciplinar de la Conducta Alimentaria y colaboramos con Adaner Granada, asociación en defensa de la atención a la anorexia nerviosa y bulimia.

 

La idea del cuento surge de la necesidad de elaborar una metodología dinámica mediante la cual se haga llegar a los jóvenes de los centros educativos de Granada y alrededores, información sobre los trastornos de la conducta alimentaria y así facilitar el entendimiento de estos trastornos psicológicos tan complejos.

 

Se nos ocurrió que la protagonista del cuento se llamara “ZETA” para evitar nombres reales y que alguien se pudiera sentir identificado con la historia.

 

Queremos agradecer la colaboración de dos de nuestras pacientes, Paloma, que ha sido la encargada de diseñar las ilustraciones y Sara, que nos ha ayudado a redactar la historia. Ambas están actualmente en tratamiento, trabajando en el día a día para ir mejorando y avanzando en este largo camino.

 

A través de esta historia pretendemos que los participantes obtengan información sobre los factores que pueden influir en el desarrollo de los TCA, que detecten los principales síntomas que determinan su aparición y además que adquieran herramientas de detacción precoz por si identifican algún caso similar al de nuestra protagonista del cuento “ZETA”.

 

Como sabemos, los TCA son trastornos psicológicos muy complejos cuyo origen es multifactorial, por lo que es complicado establecer una historia tipo que abarque toda la sintomatología que subyace a estos trastornos. Además, pese a existir características generales que están presentes en la mayoría de los casos, existe una gran variedad de factores únicos y específicos en cada caso concreto. En base a ello la historia de “ZETA” trata de plasmar los factores y síntomas que pueden ser más fácil de identificar de forma general; mal uso de las redes sociales, problemas emocionales, dificultades a nivel de relaciones sociales, baja autoestima, etc. De esta manera, facilitamos, como hemos señalado anteriormente, la detección de estos trastornos.

 

El lenguaje que utilizamos, es otro aspecto a tener en cuenta, ya que lo cuidamos de manera que dificulte el establecimiento de ideas que puedan ser incompatibles con el verdadero objetivo de estos talleres, la prevención.

 

Los participantes de estos talleres tienen entre los 12 y 14 años. Entre ellos, el cuento tiene una muy buena aceptación, refieren que el poder encuadrar toda la información recibida sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria en una historia real, facilita la comprensión de estas enfermedades, además de resultar más factible y entretenido, ya que les ayuda a mantener la atención durante la evolución de la historia en sus diferentes partes.

 

Utilizamos el cuento de “ZETA” como forma de introducción y seguimiento de las dos intervenciones que hacemos durante el taller, una parte dedicada a la sintomatología psicológica, centrada mayormente en autoestima e imagen corporal, y otra parte sobre nutrición, donde se habla de hábitos de alimentación saludable. Empezamos contando la historia de “ZETA” introduciendo cuales son las circunstancias que rodean su vida en el momento en el que estas empiezan a cambiar y a generar alteraciones en su estado de ánimo y en su conducta, donde se identifican ya problemas de autoestima y preocupaciones con la imagen corporal. En este punto es donde daría comienzo el taller de psicología, donde se pretende dotar a los participantes de herramientas para fomentar una buena autoestima y recursos para mejorar la relación con su imagen corporal. Continuamos el cuento avanzando en la sintomatología del trastorno, comenzando ya a tener consecuencias en la alimentación, aquí comenzaría el taller de nutrición donde se pretende dar información sobre hábitos de alimentación saludable.

 

Para cerrar la historia, “ZETA” termina siendo consciente de la existencia de un problema y pidiendo ayuda, por lo que introducimos la importancia de tener un tratamiento adecuado y damos pautas de actuación sobre como manejar estos problemas en caso de encontrarnos con alguien cercano que lo padezca.

 

Leer el cuento de ZETA completo.

 

e-max.it: your social media marketing partner
Pedro Javier Cuenca

Diplomado en Nutrición Humana y Dietética. Certificado en Coaching Nutricional. Certificación Internacional en Cineantropometría ISAK. Responsable del Tratamiento Nutricional en Unidad Multidisciplinar de Trastornos de la Conducta Alimentaria ELCA.

Facebook: Pedro Cuenca Nutrición

WEB: www.unidadelca.com

 

Colaboradores

Adetaex