DSM 5. Cambios en diagnóstico

Escrito por  12 Abr 2016

Trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos.

El DSM-5 ha realizado varios cambios en el apartado de los “Trastornos del Comportamiento Alimentario”, empezando por el nombre, que ha pasado a llamarse “Trastornos de la conducta alimentaria y de la ingesta de alimentos”. 

 

Lo primero que nos encontramos como novedoso,  es que se han incluido algunos trastornos relacionados con la alimentación que antes estaban ubicados en el apartado de “Trastornos de inicio en la infancia, la niñez y la adolescencia” como son la Pica, la Rumiación y el Trastorno de restricción/evitación de la alimentación, ya que se parte de la idea de que el trastorno puede aparecer en cualquier momento del ciclo evolutivo.

Permanecen los diagnósticos de Anorexia nerviosa y Bulimia nerviosa, pero con algunos cambios en los criterios diagnósticos. Además, se le ha dado entidad clínica independiente al Trastorno por atracón que antes era considerado como un trastorno alimentario no especificado y que en el DSM 5 se denomina Trastorno por atracones.

Así, los trastornos que componen este apartado en la DSM 5 son: Pica, Rumiación, Trastorno de restricción/evitación de la alimentación, Anorexia nerviosa, Bulimia nerviosa, Trastorno por atracones, Otros trastornos alimentarios o de la ingestión de alimentos  especificados (por ejemplo, anorexia nerviosa atípica y el síndrome del comedor nocturno) y el Trastorno alimentario o de la ingestión de alimentos no especificado.

 

En este post, vamos a hablar de los cambios aparecidos en relación a los criterios diagnósticos de Anorexia nerviosa y Bulimia nerviosa, y en la presentación de los criterios del Trastorno por atracones.

Como podemos ver en la Figura 1, el cambio principal en el diagnóstico de Anorexia Nerviosa es que ha desaparecido uno de los criterios, el de presencia de amenorrea, ya que se ha considerado que no es un criterio útil principalmente en el caso de que la anorexia nerviosa aparezca en los hombres y tampoco para mujeres que toman anticonceptivos.

También el criterio A se ha modificado para señalar que, más que una bajada de peso concreta, hay que valorar una bajada de peso significativa en el momento concreto del desarrollo evolutivo, además ha habido una clarificación a la hora de la redacción del criterio.  Respecto al Criterio B, aunque es muy similar al del DSM-IV-TR, sí que señala que aparte de que pueda presentar ese miedo intenso, también el paciente puede presentar un comportamiento persistente que interfiera en el aumento de peso.

                                                                                                     

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DE ANOREXIA NERVIOSA    Figura 1
DSM-IV-TR DSM-5
A) Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla (p. ej., pérdida de peso que da lugar a un peso inferior al 85 % del esperable, o fracaso en conseguir el aumento de peso normal durante el período de crecimiento, dando como resultado un peso corporal inferior al 85 % del peso esperable). A) Restricción de la ingesta energética en relación con las necesidades, que conduce a un peso corporal significativamente bajo con relación a la edad, el sexo, el curso del desarrollo y la salud física. Peso significativamente bajo se define como un peso que es inferior al mínimo normal o en niños y adolescentes, inferior al mínimo esperado

B) Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal.

B) Miedo intenso ganar peso o a engordar, o comportamiento persistente que interfiere en el aumento de peso, incluso con un peso significativamente bajo.

C) Alteración de la percepción del peso o la silueta corporales, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.

C) Alteración en la forma que uno mismo percibe su propio peso o constitución, influencia impropia del peso o la constitución corporal en la autoevaluación, o falta persistente de reconocimiento de la gravedad del bajo peso corporal actual.
C) En las mujeres pospuberales, presencia de amenorrea; por ejemplo, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos.  

Especificar el tipo:

-Tipo restrictivo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo no recurre regularmente a atracones o a purgas (p. ej., provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas).

-Tipo compulsivo/purgativo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo recurre regularmente a atracones o purgas (p. ej., provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas). 

Especificar tipo:

-Tipo restrictivo: Durante los últimos tres meses no ha tenido episodios recurrentes de atracones o purgas. La pérdida de peso se debe a la dieta, el ayuno y/o ejercicio físico intenso.

-Tipo atracones/purgativa: Durante los últimos tres meses ha tenido episodios recurrentes de atracones o purgas.

 

Respecto a la Bulimia Nerviosa, el cambio que encontramos es la reducción en el número mínimo de atracones y conductas compensatorias inadecuadas necesarias para realizar el diagnóstico, pasando de dos veces a la semana a una vez por semana durante tres meses. Podemos ver también en la Figura 2, que en relación a los tipos de Bulimia Nerviosa, el tipo no purgativo ha desaparecido, con lo que ya no hay que hacer especificaciones a este respecto. Esta especificación ha desaparecido debido a la baja aparición de casos de la Bulimia nerviosa de tipo no purgativo y por la dificultad en muchas ocasiones de realizar un diagnóstico diferencial del Trastorno por atracones.

 

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DE BULIMIA NERVIOSA   Figura 2
DSM-IV-TR DSM-5
A) Presencia de atracones recurrentes. Un atracón se caracteriza por:

A) Episodios recurrentes de atracones de comida. Un episodio de atracón se caracteriza por los dos hechos siguientes:

     1. Ingestión, en un periodo determinado, de una cantidad de alimentos que es claramente superior al que la mayoría de las personas ingerirían en u la población normal en un período similar en circunstancias parecidas.

    2. Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere durante el episodio.

B) Conductas compensatorias inapropiadas, de manera repetida, con el fin de no ganar peso, como son provocación del vómito; uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno, y ejercicio excesivo. B) Comportamientos compensatorios inapropiados recurrentes para evitar el aumento de peso, como el vómito autoprovocado, el uso incorrecto de laxantes, diuréticos u otros medicamenteos, el ayuno o el ejercicio excesivo
C) Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tienen lugar, como promedio, al menos dos veces a la semana durante un período de tres meses. C) Los atracones y los comportamientos compensatorios inapropiados se producen de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses.
D) La autoevaluación está exageradamente influida por el peso y la silueta corporales. D) La autoevaluación se ve indebidamente influida por la constitución y el peso corporal.
E) La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de la anorexia nerviosa. E) Esta alteración no se produce exclusivamente durante los episodios de anorexia nerviosa.

Especificar tipo:

Tipo purgativo: durante el episodio de bulimia nerviosa, el individuo se provoca regularmente el vómito o usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso.

Tipo no purgativo:durante el episodio de bulimia nerviosa, el individuo emplea otras conductas compensatorias inapropiadas, como el ayuno o el ejercicio intenso, pero no recurre regularmente a provocarse el vómito ni usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso. 

                                 

                                                                                          

Por último, hablar de los criterios diagnósticos del Trastorno por Atracones. Como podemos ver en la Figura 3, el primer criterio es el mismo que para la Bulimia Nerviosa, la presencia de atracones, así como la frecuencia de una vez por semana durante tres meses. La principal diferencia la encontramos en que en el Trastorno por atracones no aparecen comportamientos compensatorios inapropiados para evitar el aumento de peso y además, la autoevaluación del paciente no se ve indebidamente influida por la constitución y el peso corporal (no es un criterio necesario para su diagnóstico). Lo que sí se solicita en el criterio B, es que en el episodio de atracones se den tres o más hechos como que se coma mucho más rápido de lo normal, que se coman grandes cantidades de alimentos cuando no se siente hambre o sentirse a disgusto consigo mismo, entre otros. Además, hay que comprobar que exista un malestar clínico significativo respecto a los atracones.

 

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DE TRASTORNO DE ATRACONES-DSM 5    Figura 3

A) Episodios recurrentes de atracones de comida. Un episodio de atracón se caracteriza por los dos hechos siguientes:

1. Ingestión, en un periodo determinado, de una cantidad de alimentos que es claramente superior al que la mayoría de las personas ingerirían en u la población normal en un período similar en circunstancias parecidas.

2. Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere durante el episodio.

B) Los episodios de atracones se asocian a tres (o más) de los hechos siguientes:

1. Comer mucho más rápidamente de lo normal.

2. Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.

3. Comer grandes cantidades de alimentos cuando no se siente hambre físicamente.

4. Comer solo debido a la vergüenza que se siente por la cantidad que se ingiere.

5.Sentirse luego a disgusto con uno mismo, deprimido o muy avergonzado.

C) Malestar intenso respecto a los atracones.

D) Los atracones se producen, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses

E) El atracón no se asocia a la presencia recurrente de un comportamiento compensatorio inapropiado como en la bulimia nerviosa y no se produce exclusivamente en el curso de la bulimia nervios o la anorexia nerviosa.

                                                                                                                          

Bibliografía:

- American Psycchiatric Association. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5

- Asociación Americana de Psiquiatría. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales-Texto revisado (DSM-IV-TR). Barcelona: Masson; 2002.

- Asociación Americana de Psiquiatría. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5). 5ª Ed. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría:Paramericana; 2014.

- American Psychiatric Publishing. Highlights of changes from DSM-IV-TR to DSM-5. http://www.dsm5.org/documents/changes%20from%20dsm-iv-tr%20to%20dsm-5.pdf

- American Psychiatric Publishing . Feeding and Eating Disorders. http://www.dsm5.org/documents/eating%20disorders%20fact%20sheet.pdf

e-max.it: your social media marketing partner
Laura Rodríguez Santos

Psicóloga y Profesor Contratado Doctor del Área de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Extremadura. Profesional con amplia experiencia en el campo de los trastornos alimentarios, que cuenta con numerosas publicaciones y ponencias en congresos en esta materia.

Colaboradores

Adetaex