Las chucherías de la Anorexia

Escrito por  24 Oct 2017

La anorexia te engaña como unas chuches engañan al hambre.

Uno​ ​de​ ​los​ ​errores​ ​más​ ​dañinos​ ​sobre​ ​la​ ​anorexia​ ​nerviosa​ ​es​ ​la​ ​visión​ ​de​ ​este​ ​trastorno como​ ​una​ ​“tontería​ ​de​ ​adolescentes”,​ ​una​ ​superficialidad​ ​transitoria​ ​de​ ​personas​ ​que​ ​no tienen​ ​nada​ ​peor​ ​por​ ​lo​ ​que​ ​preocuparse.​ ​Nada​ ​más​ ​lejos​ ​de​ ​la​ ​verdad.​ ​Lo​ ​peor​ ​es​ ​que​ ​esto no​ ​sólo​ ​genera​ ​incomprensión​ ​social​ ​hacia​ ​el​ ​problema​ ​sino​ ​que​ ​las​ ​mismas​ ​personas​ ​que lo​ ​padecen​ ​acaban​ ​dudando​ ​de​ ​sí​ ​mismas,​ ​escuchando​ ​a​ ​sus​ ​seres​ ​queridos​ ​decir​ ​“no entiendo​ ​cómo​ ​ha​ ​caído​ ​en​ ​esto,​ ​con​ ​lo​ ​inteligente​ ​que​ ​es”.

 

Lo​ ​primero​ ​que​ ​hay​ ​que​ ​entender​ ​es​ ​que​ ​caer​ ​en​ ​la​ ​anorexia​ ​no​ ​tiene​ ​que​ ​ver​ ​con​ ​la inteligencia​ ​sino​ ​con​ ​las​ ​emociones.​ ​Todos​ ​los​ ​seres​ ​humanos​ ​tenemos​ ​necesidades emocionales,​ ​y​ Anorexia (la llamaremos así porque no eres tú, es ese trastorno que se ha metido en tu vida)​ ​promete​ ​cubrirlas​ ​igual​ ​que​ ​una​ ​bolsa​ ​de​ ​“chuches”​ ​engaña​ ​el hambre.​ ​

 

"Así,​ ​Anorexia​ ​es​ ​a​ ​tus​ ​necesidades​ ​emocionales​ ​lo​ ​que​ ​las​ ​chucherías​ ​a​ ​tus necesidades​ ​nutricionales:​ ​las​ ​engaña,​ ​dándolas​ ​por​ ​cubiertas,​ ​dejándote​ ​después​ ​unas carencias​ ​terribles​ ​y​ ​un​ ​inmenso​ ​dolor" Laura Hernangómez

 

¿Qué​ ​promete​ ​Anorexia?

 

-​ ​​Seguridad​ ​en​ ​tí​ ​misma.​​ ​Éste​ ​es​ ​uno​ ​de​ ​los​ ​primeros​ ​sabores​ ​dulzones​ ​con​ ​los​ ​que​ ​te engaña,​ ​de​ ​dos​ ​formas:​ ​dándote​ ​sensación​ ​de​ ​control​ ​y​ ​sensación​ ​de​ ​capacidad​ ​y​ ​éxito​ ​por “al​ ​menos”​ ​conseguir​ ​mantener​ ​a​ ​raya​ ​tu​ ​alimentación…​ ​​ ​Pero​ ​el​ ​sabor​ ​no​ ​dura,​ ​y​ ​pronto​ ​la sensación​ ​de​ ​control​ ​se​ ​va​ ​sustituyendo​ ​por​ ​sentirte​ ​cada​ ​vez​ ​más​ ​controlada​ ​por​ ​la enfermedad​ ​y​ ​una​ ​sensación​ ​de​ ​descontrol​ ​en​ ​todas​ ​las​ ​demás​ ​áreas​ ​de​ ​tu​ ​vida.​ ​La sensación​ ​de​ ​capacidad​ ​va​ ​seguida​ ​de​ ​una​ ​amenaza​ ​de​ ​fracaso​ ​cada​ ​vez​ ​más​ ​constante, una​ ​autocrítica​ ​cada​ ​vez​ ​más​ ​feroz,​ ​un​ ​sentimiento​ ​de​ ​incapacidad​ ​cada​ ​vez​ ​más paralizante. Nunca es suficiente para Anorexia.

 

-​ ​​Autoestima​.​ ​De​ ​forma​ ​similar​ ​a​ ​la​ ​anterior,​ Anorexia​ ​tiñe​ ​de​ ​un​ ​dulce​ ​engaño​ ​el adelgazamiento:​ ​“cuando​ ​haya​ ​perdido​ ​esos​ ​kilos/cuando​ ​llegue​ ​a​ ​este​ ​peso,​ ​me​ ​aceptaré”. Crees​ ​que​ ​te​ ​querrás​ ​cuando​ ​consigas​ ​ese​ ​logro,​ ​pero​ ​lo​ ​cierto​ ​es​ ​que​ ​Anorexia​ ​es​ ​una doña​ ​Perfecta​ ​hiper-exigente​ ​para​ ​la​ ​que​ ​nada​ ​es​ ​suficiente.​ ​A​ ​veces​ ​te​ ​podrá​ ​dar​ ​la impresión​ ​de​ ​que​ ​estás​ ​a​ ​punto​ ​de​ ​llegar...pero​ ​es​ ​imposible,​ ​el​ ​criterio​ ​cambia​ ​cada​ ​vez,​ ​en un​ ​juego​ ​cruel​ ​por​ ​tramposo,​ ​adictivo​ ​y,​ ​sobre​ ​todo,​ ​peligroso.​ ​Incluso​ ​si​ ​piensas​ ​que​ ​eso​ ​no te​ ​va​ ​a​ ​pasar,​ ​que​ ​sólo​ ​necesitas​ ​esos​ ​“X”​ ​kilos y pararás:​ ​¿aceptarías​ ​que​ ​alguien​ ​te​ ​dijera​ ​“te​ ​querré cuando​ ​peses​ ​X”?​ ​¡¿Qué​ ​tipo​ ​de​ ​amor​ ​y​ ​aceptación​ ​sería​ ​ése?! ¿Por qué lo aceptas de esa voz interior?

 

-​ ​​Ser​ ​diferente,​ ​especial​.​ ​Esta​ ​chuche​ ​es​ ​uno​ ​de​ ​los​ ​mayores​ ​timos,​ ​porque​ ​promete​ ​darte ¡lo​ ​que​ ​tú​ ​ya​ ​tienes!​ ​Voy​ ​a​ ​pedirte​ ​un​ ​ejercicio​ ​un​ ​poco​ ​difícil. ​Piensa​ ​en​ ​el​ ​día​ ​de​ ​tu funeral. Observa las caras, escucha lo que dicen de ti…​ ​¿Crees​ ​que​ ​recordarán​ ​cuantos​ ​kilos​ ​perdiste,​ ​los​ ​sobresalientes​ ​que​ ​sacaste o​ ​las​ ​medallas​ ​que​ ​ganaste?​ ​¿Piensas​ ​que​ ​echarán​ ​de​ ​menos​ ​tus​ ​logros?​ ​Ya​ ​te​ ​anticipo que​ ​no:​ ​te​ ​echarán​ ​de​ ​menos​ ​a​ ​tí,​ ​sonreirán​ ​entre​ ​lágrimas​ ​recordando​ ​el​ ​mal​ ​humor​ ​que gastabas​ ​por​ ​las​ ​mañanas,​ ​añorarán​ ​ese​ ​estilo​ ​tan​ ​tuyo​ ​de​ ​hacer​ ​algunas​ ​cosas,​ ​llorarán evocando​ ​aquella​ ​ocasión​ ​que​ ​compartisteis​ ​juntos​ ​y​ ​que,​ ​sólo​ ​por​ ​el​ ​hecho​ ​de​ ​estar​ ​juntos, se​ ​convirtió​ ​en​ ​especial.​ ​Lo​ ​que​ ​te​ ​hace​ ​especial​ ​no​ ​es​ ​tu​ ​físico.​ ​Ni​ ​siquiera​ ​tus​ ​logros, aunque​ ​éstos​ ​sean​ ​admirados.​ ​Ni siquiera tu generosidad extrema, si es el caso. Lo​ ​que​ ​de​ ​verdad​ ​te​ ​hace​ ​especial​ ​es​ ​esa​ ​combinación​ ​única que​ ​te​ ​hace​ ​ser​ ​tú​ ​y​ ​no​ ​otra​ ​persona. 

 

-​ ​​Mejorar​ ​tus​ ​relaciones​ ​con​ ​los​ ​demás​.​ ​A veces, entre las dulces promesas de Anorexia, está la de mejorar tus relaciones: parecer más atractiva/o, más popular… o a veces, “por lo menos”, evitar las críticas dañinas, los insultos, las burlas. Anorexia se confunde de nuevo porque el núcleo del problema de las críticas destructivas no está en quien las recibe, sino en quien las hace. Si recibiste insultos, no fue tu culpa. Si quieres mejorar un aspecto de ti misma/o, por favor que sea porque tú lo deseas así, no por evitar el juicio de otros que, no encontrándose a gusto consigo mismos, se dedican a descargar su agresividad con los que perciben más sensibles a sus críticas. Por otra parte, la popularidad o el atractivo es otra chuche poco nutritiva para el corazón…nos da un gustito dulce pero transitorio, pero si no tenemos más que eso, acabamos doloridos por el hambre y el vacío. Necesitas personas que te quieran y acepten incondicionalmente, y a las que tú quieras y aceptes incondicionalmente: personas que, conociendo nuestros peores defectos, nos sigan queriendo a pesar de todo (observación importante: amar incondicionalmente no significa no enfadarse).

 

-​ ​Sensación​ ​de​ ​fortaleza e independencia.​ El sabor de esta sensación es como si no necesitaras a nadie más que a ti misma/o. Al principio, Anorexia es tu mundo, lo que tú controlas totalmente, donde te sientes fuerte y poderosa/o. Pero esa fortaleza se basa en una mentira: en la negación de tus necesidades físicas y emocionales. Y como mentira que es, no se puede sujetar mucho tiempo. Anorexia hace trampas para satisfacer la necesidad del otro sin renunciar a su pretendida independencia: consigue​ ​tener​ ​a​ ​muchas​ ​personas​ ​pendientes​ ​de​ ​ti​ ​a través de los síntomas porque ¿qué autonomía real puede tener una persona que en este momento no sabe cuidarse? También puede hacer trampas para satisfacer la necesidad de alimento y disfrute con la alimentación a través de los atracones y vómitos. Todo trampas, como puedes observar. Un círculo vicioso que no te alimenta.

- Infancia eterna. En las primeras décadas de investigación, a Anorexia se la llamó el síndrome de Peter Pan precisamente por esta chuchería: promete llevarte al País de Nunca Jamás y no crecer nunca. Así te quitarías muchas preocupaciones: hacerte cargo de tu vida, tu futuro, tus decisiones –y  tus errores-,  de tus relaciones y sus conflictos, de tu sexualidad… Sin embargo, la vida a tu alrededor no se detiene y pronto el sinsabor de sentirte paralizada/o sabe más amargo que todos esos miedos que evitas.

 

- Autocastigo.​ ​El​ ​alivio​ ​de​ ​culpa​ ​es​ ​una​ golosina​ ​amarga,​ ​pero​ ​golosina​ ​al​ ​fin​ ​y​ ​al​ ​cabo. Anorexia-doña Perfecta puede acabar criticándote cada paso que das, cada pensamiento que tienes, cada emoción que sientes. Y  te parecerá entonces que la única manera de aliviar el sentimiento de culpa es el autocastigo: sacrificarte más, esforzarte más, torturarte más. No lo es. La raíz de esta tortura está en esa forma de crítica. El autocastigo no hará más que acentuar más el problema. ¡Detenla cuanto antes!

 

Anorexia te puede haber enganchado con una de estas chuches, con varias, con todas, con otras que no están en este listado… Pero lo importante es ser consciente de que tus necesidades emocionales pueden tener otra respuesta distinta, más sana, más plena, más nutritiva, que requiere esfuerzo y dolor a corto plazo, pero mucho menos sufrimiento a largo plazo. ¿Te animas a buscarla?

 

e-max.it: your social media marketing partner
Laura Hernangómez

Psicóloga clínica. Unidad de trastornos alimentarios de Hospital Virgen de la Salud de Toledo.

Psicoterapeuta acreditada por la Asociación Española de Psicoterapias Cognitivas (ASEPCO).

Doctora por la Universidad Complutense de Madrid. He presentado diferentes publicaciones de carácter nacional e internacional, incluyendo el libro de divulgación ¿Por qué estoy triste? Guía para afrontar la depresión (Editorial Aljibe). Colaboro en la revisión de artículos de revistas científicas en el ámbito de la Psicología Clínica.

Además de la práctica clínica y la investigación, siempre me ha apasionado la docencia; recuerdo con mucho cariño mis años como Profesora Asociada en la Universidad Complutense y como preparadora de opositores al examen PIR en el Centro Documentación de Estudios y Oposiciones (CEDE).

Twitter: @LauraHgzCriado y @SanchosQuijotes

Colaboradores

Adetaex