Lo verdaderamente importante tras la pandemia

Escrito por  12 May 2020

Lo que te ayudará a sentirte bien, no tiene medida.

Como todos sabréis, estamos viviendo un momento histórico. Nada más y nada menos que una pandemia mundial. Al igual que yo, seguramente muchos de vosotros, al ver las imágenes de Wuhan a principios de año pensasteis que era imposible que una situación así se diese aquí. “Aislar una ciudad se puede hacer allí, que son muy disciplinados… Aquí, ¡¿De qué?!”. Después de varias semanas sin salir de mi casa aún me sorprendo al escribir estas líneas.

 

Durante este tiempo, muy probablemente tu realidad ha cambiado por completo y tus prioridades, también. De pronto echas de menos cuestiones que antes dabas por hechas. Un pequeño paseo a la vuelta del trabajo, hacer la compra de forma tranquila y sin riesgos, los abrazos, los besos, escuchar la risa de un ser querido sin que tenga que haber un dispositivo de por medio… y la salud. De pronto, como si hubiese sido propulsada, la salud ha pasado al primer plano de todas las preocupaciones.

 

A su vez, hemos pasado a ser muy conscientes de la importancia de la prevención. Nos lavamos las manos de forma frecuente. Al toser, lo hacemos en la cara interna del codo (se llama sangradura, pero suena rarísimo), hemos pasado a valorar el hecho de utilizar mascarilla para no contaminar las superficies en el caso de estar enfermos, no vamos a urgencias salvo caso de necesidad y no acudimos al médico de familia para cualquier consulta. De pronto, hemos visto la importancia de tener un buen sistema de salud pública y lo grave que puede ser que se sature. 

 

¿Cuántas de estas cosas quieres mantener cuando acabe el confinamiento?

 

Lavarse las manos es una medida de higiene que previene un montón de enfermedades y toxiinfecciones, no solo al coronavirus. Si al toser, lo hacemos en la cara interna del codo, estaremos reduciendo el contagio a otras personas de cualquier patología que podamos estar incubando, lo mismo con el uso de la mascarilla cuando ya tenemos síntomas. Utilizando adecuadamente las urgencias y los recursos de nuestro sistema sanitario estaremos asegurándonos que está disponible para quien lo necesita realmente.

 

Por desgracia, ni siquiera una pandemia mundial que, solo en España, ha matado ya a miles de personas, ha conseguido cambiar uno de los grandes males de nuestra sociedad. La preocupación por la imagen asociada al peso.

 

¿Cuántas veces te has pesado en estas semanas?¿Cuántas imágenes haciendo mofa de la ganancia de peso derivada del confinamiento? ¿Cuántas canciones versionadas has escuchado riéndose de cómo va a ser nuestro aspecto al salir de la cuarentena? Ya te lo digo yo, demasiadas. Es muy triste que el número que devuelve la báscula tenga tanto poder, es muy duro que la imagen que devuelve el espejo tenga tanto impacto sobre la salud mental. No puede ser que el peso valga más que la vida.

 

Voy a utilizar un argumento de mi querida Mamen Bueno. Piensa en alguien a quien eches muchísimo de menos. Alguien, bien sea de tu entorno familiar o de tu círculo de amistades, a quien no hayas podido ver durante estas semanas. ¿Cambiaría en algo las ganas que tienes de abrazarle el saber que ha engordado 5 kilos… 10… 30? ¿Te imaginas que te dijera que no quiere ir a la piscina contigo por vergüenza? ¿Qué pensarías?

 

Si tú piensas así de una persona a la que quieres… ¿Qué crees que piensan ellos sobre ti? ¿Crees que va a cambiar sus ganas de abrazarte o de estar contigo en función del peso que hayas perdido o ganado durante este tiempo? Si es así… Te conviene alejarte de esa persona. Y aún te hago otra pregunta más. Si sabes que alguien que te quiere no va a juzgarte por ese cambio… ¿Por qué lo haces tú? Nadie debería quererte más que tú.

 

Por desgracia, un año más, nos van a bombardear con campañas aludiendo a la operación bikini. Por desgracia, miles de métodos milagrosos se anunciarán como solución a esos “kilos de más” y, también por desgracia, mucha gente caerá en sus redes poniendo en riesgo su salud. Aunque desde Cómete el Mundo insistiremos en la operación Ni Bikini Ni Bikino.

 

¿Te cuento una cosa? Yo también he engordado. Si, un dietista-nutricionista. Es normal. Han cambiado nuestros hábitos y nuestra actividad física se ha visto muy reducida. Frente a un cambio de peso, lo que debe preocuparnos es buscar la causa, no quedarnos en cuanto hemos subido o bajado. Sé, que cuando pueda, volveré a entrenar y tengo ganas de hacerlo, pero no por perder peso. Tengo ganas de ver a la gente de mi gimnasio y seguir aprendiendo día a día. Si sientes la actividad física como una obligación negativa… ¿Por qué no buscas una alternativa? Hay mil opciones de entrenamiento o deportes que practicar. Puedes y te mereces disfrutar de ello.

 

Si tus hábitos eran buenos antes de todo esto, no te preocupes lo más mínimo. Al igual que pasa con fechas señaladas como la navidad, esto habrá sido un pequeño paréntesis. Lo que cuenta es la norma, no la excepción. Las rutinas con respecto a nuestros hijos son distintas y permitimos que vean la tele sin limite de tiempo. Eso no nos preocupa y sabemos que no va a suponer un gran impacto en su educación. Pues con nuestros hábitos y el peso, pasa lo mismo.

 

En el caso de que tus hábitos fueran mejorables antes de la pandemia… ¿Por qué no te propones mejorarlos? Pero hazlo pensando en tu salud, en mejorarla para tener una mayor calidad de vida. Factores como la obesidad, la hipertensión, el sedentarismo o los problemas cardiovasculares no ayudan lo más mínimo frente a cualquier otra patología. Lavarse las manos es una muy buena forma de protegerse, pero partir de un buen estado de salud también.

 

Si crees que es el momento de afrontar un cambio como éste, mi recomendación es que te acompañes de profesionales y hagas que este cambio sea lo más sencillo posible y, sobre todo, algo definitivo. Plantéalo como una mejora de vida, porque la vida, siempre debe estar por encima del peso.

 

La vida siempre estará por encima del peso.

 

 

e-max.it: your social media marketing partner
Daniel Ursúa

Soy dietista-nutricionista. Tengo experiencia en campos como la restauración colectiva o la consulta, pero mi pasión incluye todo lo relacionado con la divulgación y la formación. He colaborado con distintos medios y he tenido la oportunidad de dar charlas y talleres para distinto tipo de público. Mi principal objetivo es dar a conocer distintos aspectos relacionados con la salud y la alimentación y, más concretamente dentro de los trastornos de la conducta alimentaria, sensibilizar y concienciar sobre sus riesgos."
Twitter: @nutri_daniel
Instagram: nutri_daniel
Facebook: nutridaniel
YouTube: Nutrihabits

Colaboradores

Adetaex              

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización de nuestra página web, mejorar nuestros servicios y facilitar su acceso. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información sobre la política de cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
Más información Acepto