Cuando el hambre es en realidad un agujero negro

Escrito por  28 Oct 2020

Esa sensación de vacío que no se llena con nada.

La sensación crónica de vacío es habitual en patologías como el trastorno límite de la personalidad (TLP) y algunos estados depresivos. Sin embargo, no es necesario tener uno de estos diagnósticos para sentir esta situación puntualmente.

 

El sentimiento de vacío ha sido descrito de diferentes maneras a lo largo de la historia. Filósofos y clínicos han ocupado su tiempo en tratar de describirlo, de forma que encontraremos desde concepciones espirituales del vacío hasta hipótesis del uso del vacío como mecanismo de defensa, pasando por la búsqueda del sentido de la vida.

 

Algunos pacientes describen este vacío como si tuvieran un “agujero negro” que los envuelve y que es imposible de llenar. Los aspectos comunes que nos vamos a encontrar, por lo general, es que este vacío genera una sensación de mucha angustia y desorganización de la identidad y que tiende a ser compensado (o llenado) de forma impulsiva, sin éxito. Existen diferentes formas de tratar de cubrir este vacío que los pacientes poner en marcha, todas ellas llevadas a cabo con cierta compulsividad: comer emocional o atracones, compras, relaciones sexuales y/o románticas, consumo de sustancias, búsqueda del éxito…

 

vacio.png

                                                      Imagen extraída del cuento “El vacío” de Anna Llenas

 

En la vida podemos encontrarnos con muchos tipos de “tapones” para cubrir el vacío. Pero lo único que verdaderamente puede llenarlo está dentro de nosotros.

 

Cuando pregunto a mis pacientes dónde sienten el vacío en el cuerpo, es común que me respondan cosas como en el estómago o en la tripa. Esta localización tiene especial relevancia en personas que tienen una relación alterada con la comida.

 

Además del vacío, son muchos los estados emocionales que pueden generar sensaciones en la tripa. El aparato digestivo está relacionado con el sistema nervioso autónomo, de forma que en esta zona se nos activan “sensaciones viscerales” en respuesta a algunos estados emocionales. De hecho, a día de hoy sabemos que muchas alteraciones digestivas son de carácter psicosomático; siendo síntomas que responden a una mala gestión de las emociones.

 

Cuando nuestras necesidades físicas y emocionales no han sido bien atendidas, reflejadas o validadas, el resultado es que no aprendemos a identificar las señales de nuestro cuerpo y mucho menos a desarrollar estrategias sanas para calmar esas sensaciones, es decir, a regularnos.

 

Puede que interpretemos estas sensaciones como hambre, por la zona en la que están, o que establezcamos el juicio de que hemos comido demasiado. O simplemente puede que hayamos aprendido que comer nos calma, y siempre que sintamos ese malestar recurramos a la comida.

 

La cuestión es que estas sensaciones nada tienen que ver con el hambre y, por tanto, no es algo que podamos solucionar a través de la alimentación. Debemos empezar a conectar con nuestro cuerpo y aprender a descifrar estos valiosos mensajes que nos trae, porque aunque nadie me haya enseñado aún estoy a tiempo de aprender.

 

Cuando estas sensaciones aparezcan, acostúmbrate a hacerte estas tres preguntas:

 

¿Qué siento?

¿Qué necesito?

¿Qué puedo hacer por mí?

 

Verás como las respuestas no tienen nada que ver con la comida y como, poco a poco, irás entrenando a tu cerebro y a tu cuerpo a interpretar las señales de otro modo que te permitirá comenzar a atender tus verdaderas necesidades.

 

e-max.it: your social media marketing partner
Paula Cabal

Soy psicóloga general sanitaria, especialista en psicoterapia integrada de los trastornos de personalidad y psicoterapia integradora infantil. Desde 2010 dirijo la Clínica Cabal (Oviedo), donde también trabajo como psicoterapeuta, docente y supervisora; en la que trabajamos desde un enfoque integrador orientado por la personalidad del paciente y su familia. Cuanto más tiempo dedico a acompañar a mis pacientes, más consciente me hago de la necesidad constante que tenemos los terapeutas de leer, formarnos y compartir conocimientos con nuestros compañeros. En los últimos años me he formado especialmente en diferentes modelos de tratamiento (terapia basada en la mentalización, terapia dialéctico-conductual y EMDR) y en los fenómenos asociados al trauma complejo y la disociación. Espero que mi afán por aprender, mejorar y compartir nunca conozca límites; así como no los tiene la valentía de nuestros pacientes al escoger el camino de la psicoterapia.

 

Web: cabalpsicologos

Twitter: @clinicacabal

Facebook: clinicacabal

Instagram: clinicacabal

Colaboradores

Adetaex              

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización de nuestra página web, mejorar nuestros servicios y facilitar su acceso. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información sobre la política de cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
Más información Acepto