La condena de tu cuerpo

Escrito por  05 May 2022

No sé si lo que vas a leer te va a gustar, pero es importante que lo sepas. 

¿Cuál es el recuerdo más antiguo que tienes?

 

Tal vez, recuerdas tus vacaciones con tus primos en aquella playa, donde tan bien os lo pasabais. Puede que recuerdes tus juegos con tus padres. O esos momentos en el patio con tu abuelo. 

Puede que aparezcan recuerdos dolorosos de tu infancia.

 

Ahora observa a los niños de menos de 6 años que conozcas, ¿cuántas veces se ríen? ¿cómo hablan de si mismos?

 

Hasta los 6 años los niños/as, de forma habitual, tienen una autoestima idealizada, lo que les hace pensar que lo hacen todo de maravilla. 

Desde los 6 hasta los 8 empiezan con comparaciones sobre si mismos y con los demás lo que provoca un descenso de la autoestima, posteriormente se estabiliza haciéndose más realista al tomar conciencia de sus virtudes y limitaciones. (Fuertes A, Martínez J.L, Carcedo R, 2019).

 

Uno de los aspectos que influyen en nuestra autoestima es la imagen corporal, que está relacionada con el autoconcepto “cómo me veo físicamente de forma objetiva” (es decir, desde fuera. Como creo que me ven los otros, o valorando parámetros racionales como peso, talla…) y con la autoestima “cómo valoro esas características que veo en mi cuerpo”. Por ejemplo, alguien puede verse como una persona alta (autoconcepto), y valorar de manera negativa esa estatura porque piensa que llama mucho la atención o porque los pantalones le quedan siempre pequeños, en definitiva, pensaría que es un rollo ser tan alto/a (autoestima).

 

Como veíamos anteriormente, la edad es un criterio importante a nivel evolutivo en el desarrollo de la autoestima. Por eso, no es raro ver a un niño o niña de 6 años besándose en el espejo o mirándose con curiosidad y atención, sin juicio. Además, los más pequeños ven su cuerpo "desde dentro": desde su funcionalidad, desde lo que les permite hacer, sentir y expresar. Esta es una faceta que posteriormente queda sepultada por la presión social y que las terapias más actuales sobre imagen corporal intentan recuperar.

 

¿En qué momento dejamos de mirarnos con curiosidad, sin juicio y con amor, para hacer todo lo contrario?

 

Una encuesta en redes sociales

 

Para contestar a la pregunta anterior me gustaría hacer mención a una encuesta que hice recientemente en mis redes sociales. 

 

La encuesta constaba de 2 preguntas que os resumo junto a los resultados en una tabla:

 

1) Si alguien hace un comentario despreciativo sobre tu cuerpo:

 

         A. Cuestiono el comentario. 

         B. Cuestiono mi cuerpo.

 

 Respuestas

 Twitter (111 votos en 3 días)

 Instagram (64 votos en 1 día)
 Cuestiono el comentario         37%  34%
 Cuestiono mi cuerpo  63%  66%

 

2) Si alguien te llama tont@/idiota:

 

         A. Cuestiono el comentario. 

         B. Cuestiono mi inteligencia.

 

 Respuestas

 Twitter (111 votos en 3 días)

 Instagram (64 votos en 1 día)
 Cuestiono el comentario         68%  68%
 Cuestiono mi inteligencia  32%  32%

 

Es sorprendente lo parecidas (pregunta 1) o idénticas (pregunta 2) que son las respuestas en las 2 redes sociales.

No sé qué pensarás, pero a mí me resulta llamativo que cuando desprecian nuestro físico, miramos nuestro cuerpo con rechazo. Y cuando nos llaman tontos, rechazamos el comentario.

 

Es como si fuéramos capaces de defendernos o cuestionar ciertos comentarios sobre nosotros, pero si esas críticas van dirigidas al cuerpo, nos aliamos con el que ofende. 

 

¿No te parece injusto para tu pobre cuerpo?

 

Hay un dicho que explica que lo que dice Juan de Pedro dice más de Juan que de Pedro. Si una persona se fija en tu cuerpo y te critica por él ¿qué crees que dice de sus inseguridades, sus miedos y su escala de valores?

Es muy posible que su comentario hable más de esos aspectos que de ti. 

 

Una condena injusta

 

Por eso, ha llegado el momento de decirte algo importante:

 

Tu cuerpo está cumpliendo condena por un delito que no cometió.

 

Ese “delito” no cometido puede haber sido:

 

- Tu predisposición genética a una forma corporal diferente al ideal estético actual.

 

- Que hayas tenido un desarrollo físico precoz o tardío, y te hayas sentido diferente al resto de tus iguales.

 

- Que no tengas el cuerpo que aparece de forma repetida en las redes sociales de personas influyentes a las que sigues. Ni falta que hace. 

 

- Que en una revisión pediátrica te hayan valorado por tu peso y te hayan instado a adelgazar, sin haberte preguntado por tus hábitos de alimentación, actividad física y por tu estado emocional, que son lo realmente importante. 

 

- Que hayas recibido bullying en el colegio, especialmente si ha sido con comentarios despreciativos sobre tu cuerpo por parte de compañeros o profesorado. Que hayas recibido constantes comentarios gratuitos sobre tu silueta corporal y los métodos que "deberías" poner en práctica para cambiarlo. Este tipo de conversación, tan frecuente en nuestra sociedad, es dañina e induce sentimientos de vergüenza corporal. Sin embargo, incluso personas queridas pueden hacer esos comentarios pensando que es critica constructiva (no lo es) y sin cuestionar el ideal estético, la asociación delgadez-salud y el lamentablemente extendido concepto de "fuerza de voluntad".

 

- Que hayas sido víctima de abusos físicos  o sexuales en la infancia, haciendo pagar a tu cuerpo la culpa, el rechazo o la rabia que pueden generarte esos recuerdos traumáticos.

 

¿Qué hizo mal tu cuerpo en estos 6 escenarios?

NADA.

 

Búscate un abogado

 

Si tu vida está marcada por un delito que no has cometido, necesitas una buena defensa que te ayude a salir de la cárcel en la que se ha convertido tu vida. 

La buena noticia es que, aunque te cueste o a veces resulte difícil:

 

El mejor abogado/a para defender tu cuerpo eres tú.  

 

No eres culpable de no cumplir un ideal estético irreal. Incluso si hay un patrón alimentario detrás, la ayuda no viene de juzgarlo, sino de comprenderlo.

 

No eres culpable de haber tenido un desarrollo precoz o tardío, diferente a la "norma" estadística, no hay nada malo en eso. Nos obsesionamos con la uniformidad y la comparación cuando en realidad lo más normal en el ser humano es la diversidad.

 

No eres culpable de que tu cuerpo no se parezca a las personas influyentes que sigues en redes sociales y que muestran solo imágenes de su cara y cuerpo. Lo normal es que no se parezca, porque cada cuerpo es único. Lo que hace constar que hay una enorme falta de diversidad corporal en los medios.

 

No eres culpable de que haya personas, incluyendo profesionales de salud física o mental, que, influidos por el estigma de peso, el ideal de delgadez y el analfabetismo emocional propios de nuestra sociedad, no hayan tenido la sensibilidad necesaria para dar mensajes de salud yendo más allá del número que marca la báscula y revisando los hábitos y el estado emocional. 

 

"Cuerpos vemos, historias no sabemos". Ana Arizmendi

 

No eres culpable de los comentarios crueles y ofensivos que recibiste en el colegio o en el entorno familiar o social. 

 

No eres culpable de haber recibido violencia y abusos. Eso es un delito de los de verdad.  

 

Por eso, sintiendo mucho tu dolor por esta terrible injusticia, quiero que sepas que cuando lo desees puedes recoger tus cosas, salir ahí fuera y recuperar tu vida. Tú y tu cuerpo sois libres. 

 

Ojalá fuera tan fácil, ¿verdad? Al menos podemos empezar por un cuestionamiento acerca de las ideas negativas que tenemos sobre nuestro cuerpo y el comienzo de una defensa de éste. Ya con eso, habrá merecido la pena este post. 

 

En el caso de que sufras un trastorno alimentario o un problema en relación con el cuerpo, el peso, la comida o el ejercicio, necesitarás profesionales de salud mental y física que te ayuden a tratar el problema causado. 

 

Este post ha sido revisado y enriquecido por Laura Hernangómez. 

 

Bibliografía

 

- Fuertes, Antonio. Martínez, José Luis. Carcedo, Rodrigo. “Desarrollo personal y social” En Aprendizaje y desarrollo de la personalidad, Coordinado por Vidal-Abarca, Eduardo. García, Rafael. Pérez, Francisco, 85-115. Madrid: Alianza Editorial, 2019.

- Antolín, Manuel (16 febrero 2016) Cómo se forma la imagen corporal y cuándo preocupa más. Blog Cómete el Mundo. http://cometeelmundotca.es/index.php/blog/item/53-como-se-forma-la-imagen-corporal-y-cuando-preocupa-mas

- Antolín, Manuel (3 febrero 2021) ¿Cómo puedo perder el miedo a engordar? Blog Cómete el Mundo. http://cometeelmundotca.es/index.php/blog/item/353-plantando-la-semilla-del-miedo-a-engordar-y-segando-despues

- Antolín, Manuel (31 mayo 2016) ¿Cómo manejar las burlas físicas?. Blog Cómete el Mundo. http://cometeelmundotca.es/index.php/blog/item/70-como-manejar-las-burlas-fisicas

- Bueno, Mamen (15 mayo 2019) El abuso sexual en trastornos alimentarios. Blog Cómete el Mundo. http://cometeelmundotca.es/index.php/blog/item/205-abuso-sexual-y-tca  

- Hernangómez, Laura (23 enero 2018) La fuerza de voluntad no existe. Blog Cómete el Mundo. http://cometeelmundotca.es/index.php/blog/item/140-la-fuerza-de-voluntad-no-existe 

- Neyra, Laura (10 junio 2021) Aceptación incondicional. Blog Cómete el Mundo. http://cometeelmundotca.es/index.php/blog/item/379-aceptacion-incondicional

 

Imagen de portada de Denis Oliveira en Unsplash.

 

e-max.it: your social media marketing partner
Manuel Antolín

Psicólogo (Nº Colegiado: EX-561), terapeuta y formador. 

Experto en trastornos alimentarios y psicología de la obesidad.

Docente en curso de experto de trastornos alimentarios de Nortesalud.

Docente en escuela online de Clínica Cabal con el curso de Grupos de Apoyo para familiares de personas con trastornos alimentarios

Realizo asesoramiento y grupos de apoyo para familias, tratamiento psicológico con personas afectadas y prevención con población de riesgo.

Colaborador de ADETAEX (Asociación en defensa del tratamiento de los trastornos alimentarios en Extremadura) desde 1999 hasta la actualidad.

Creador del Proyecto Cómete el Mundo, cuyo objetivo es reducir la incidencia de la 3ª enfermedad crónica (larga duración) de la adolescencia. 

Estuve al frente del programa Cómete el Mundo de RNE Radio 5 de 2016 a 2021.

Twitter: @Magantolin8 Facebook: manuelantolinpsicologia e Instagram: manuelantolinpsicologia

Sitio web: manuelantolinpsicologia.com

Colaboradores

Adetaex              

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización de nuestra página web, mejorar nuestros servicios y facilitar su acceso. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información sobre la política de cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
Más información Acepto