Tú no eres tu diagnóstico

Escrito por  23 Sep 2021

Cuántas veces has pensado que tú eras tu trastorno alimentario.

Cuántas veces lo has creído y conforme lo has hecho más te has aferrado a la sintomatología. Cuántas veces te has sentido al borde del abismo envuelto  bajo el manto de la oscuridad propia del tca. Y a pesar de todo, siempre has estado ahí, tú, tratando de sobrevivir a lo que debería ser y no es. Cuántas veces has soñado con convertirte en Alicia y atravesar el espejo, arrancar el alma a la enfermedad y descubrir quién eres. 

 

Cómo hacerlo, cómo buscar una identidad robada por el trastorno alimentario y por la sociedad en sí. Profesionales con bata blanca y estudios múltiples se dirigen a una persona afectada por estas problemáticas mientras la condenan “eres anoréxica “, “eres bulímica”, “eres bulimárexica” y así podríamos citar todos los trastornos alimentarios que son muchos más de los que se pronuncian. Los medios de comunicación contribuyen al estigma, ofrecen lo que ya sabemos que en realidad es poco o más  bien nada. Alimentación y peso cobran protagonismo  en titulares, reportajes y entrevistas, y aniquilan la esencia de la enfermedad, que nunca fue el peso de la báscula y sí el de la vida; asimismo, el alimento fue mucho más que energía, desnudó el lenguaje del alma.

 

Eres el trastorno alimentario, lo escuchas por todas partes, también en tu mente contaminada por los demonios de la enfermedad.Si las personas supiesen qué  importante es ayudar a una persona afectada por estas problemáticas a desligarse de la sintomatología. Si conociesen qué cuidar a un ser querido implica observar la forma en la que nos comunicamos; entre ser una enfermedad y padecerla, hay una diferencia abismal, está implícita su condena o su libertad. 

 

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos, con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida” 

 

Y continúa y por el contrario el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres. Cervantes dio vida a Alonso Quijano, un hidalgo que perdió la cordura de tanto leer libros de caballerías y dicha falta de cordura, fue a su vez la excusa perfecta para denunciar la realidad. Me pregunto cuántos Cervantes hay detrás de un trastorno alimentario, cuántos se refugiarán en un Alonso Quijano  para comunicar su verdad.

 

Silencio 

Cae la noche 

Las estrellas que hoy no brillan

Me acogen en su alma

Blancas las palabras 

Oscura mi mente

Negro mi cuerpo

Viste que no vivo

Viste que no muero

Viste que no soy ni si quiera quién yo quiero

Amanece

Caen las primeras gotas de lluvia con el despertar del alba

Comienza un nuevo día y quizás no esté mañana (…)

 

Poema del libro Niños Perdidos, María Casas.

 

e-max.it: your social media marketing partner
María FernándezCasas

Escritora. Licenciada en Periodismo por la IE University (Segovia, España).

Autora del libro "Niños Perdidos". Novela autobiográfica sobre los trastornos alimentarios. 2014. Ed. ViveLibro.

Coescritora del libro "Todo sobre los trastornos de la conducta alimentaria. Una mirada desde la esperanza" 2015, Ed. Altaria.

Corrdinadora de UETCA México.

Facebook Niños perdidos.

Colaboradores

Adetaex              

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización de nuestra página web, mejorar nuestros servicios y facilitar su acceso. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información sobre la política de cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
Más información Acepto