¿Cómo puedo perder el miedo a engordar?

Escrito por  03 Feb 2021

En este post analizamos algunas claves para entender y tratar el miedo a engordar. 

El miedo a engordar o a coger peso, es uno de los factores centrales comunes de los trastornos alimentarios, al menos en la anorexia y la bulimia.

Poder hacer un buen trabajo en este aspecto durante el tratamiento es importante para avanzar.

 

Mientras una persona que sufre anorexia mantenga un estado de desnutrición debido a una conducta de restricción alimentaria y una actividad física excesiva, difícilmente podremos avanzar.

 

Las carencias alimentarias y energéticas influirán en su estado físico, pero también mental, provocando un estado de ánimo ansioso-depresivo y un peor funcionamiento cognitivo. Usando una frase más coloquial, la persona en este estado no está para pensar, porque apenas tiene energía para tenerse en pie. 

 

En este caso, el miedo a engordar actúa como variable mantenedora del trastorno y de las conductas asociadas. 

 

En el caso de que haya un normopeso o cierto sobrepeso, el miedo a engordar influirá igualmente en el estado de ánimo y en las relaciones sociales, además de su repercusión en las conductas purgativas o compensatorias que a su vez provocarán un deterioro físico, mental y social. 

 

Entendiendo el miedo a engordar

 

Recientemente una adolescente que recibe tratamiento psicológico conmigo me hacía una pregunta maravillosa. 

La pregunta en cuestión es: ¿qué puedo hacer para superar el miedo a engordar?

 

Esta pregunta denota un interés sano en cambiar la situación, unas ganas de salir del problema.

 

Para contestar esta pregunta, en primer lugar, hay que entender que en el miedo a engordar o a coger peso, la clave no es el peso sino el miedo.

 

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor. Imaginemos una persona que pesa 75 kg y mide 1,70. No hace ejercicio, y come muchos dulces y chucherías. Podríamos decir que puede tener cierto sobrepeso.

Es importante decir que lo importante no es tanto el peso como la composición corporal. Como dice la nutricionista Griselda Herrero: no es lo mismo 75 kg de grasa que de músculo.

 

Prosigamos con el ejemplo. Esta persona no quiere engordar y le gustaría adelgazar, así que inicia una dieta para bajar peso. Y baja 5 kilos, con lo que se sitúa en 70 kg. Tiene miedo a engordar y sigue con la dieta, además de empezar a hacer ejercicio, y baja 10 kg más, con lo que tiene 60 kg. Sigue teniendo miedo a engordar de 60kg, con lo que mantiene la dieta y desarrolla un plan de ejercicios cada vez más exigente, y baja 10 kg más, con lo que se coloca en 50kg. Ha bajado 25 kg y sigue teniendo miedo a engordar. Ha pasado a un peso bajo, debido al seguimiento de dietas estrictas y a un ejercicio físico desmesurado tendente a adelgazar. 

 

El factor común en este ejemplo, y en la mayoría de casos, es que a pesar del bajón de peso la persona sigue teniendo miedo a engordar. ¿Cómo es posible?

 

Sembrando la semilla del miedo a engordar

 

Nadie nace odiando su cuerpo, aprendemos a rechazarnos por nuestras experiencias vitales. Gema García Marco

 

Hay distintas situaciones que pueden plantar la semilla del miedo a engordar.

 

manuelantolinpsicologia_140747645_831299507719217_4895376289095079422_n.jpg

 

He escuchado muchas veces en consulta a chicas con TCA que recuerdan con desagrado un comentario sobre el peso en una revisión pediátrica.

Eso no pretende ser una crítica a pediatras o enfermeras, todos podemos hacer comentarios desafortunados, sólo quiero que tomemos conciencia de la importancia que tiene nuestro lenguaje en las preocupaciones, obsesiones y miedos en la infancia.

Lo profesionales sanitarios de salud física y mental, debemos ser especialmente cuidadosos con el lenguaje, porque un mensaje centrado en el peso y no en los hábitos, puede sembrar la semilla del miedo a engordar.

 

No podemos olvidar los comentarios críticos sobre el peso que puede recibir una persona durante su infancia o adolescencia. En esa importante etapa vital, una burla física puede resultar devastadora. 

En esos momentos, los niños y niñas necesitan que les acepten y que los quieran, especialmente sus iguales. También esperan que sus familiares les traten con cariño y respeto, de sus padres necesitan muchas más cosas. Por eso, las burlas físicas quedan grabadas a fuego en la memoria emocional y construyen ese yo rechazado que tan bien explica Natalia Seijo. 

 

Hay otros muchos eventos en relación con la corporalidad que pueden generar ese rechazo corporal, como situaciones de abuso sexual o maltrato, aunque en mi experiencia, en esos casos no hay tanto una emoción de miedo a engordar sino de rechazo corporal. 

 

También es cierto, que no somos de papel, y todo el mundo recibimos comentarios que no nos gustan, nos molestan o nos dañan, y también en nosotros está poder relativizar los mensajes, y sobre todo ir fortaleciéndonos para gestionarlos mejor. De lo contrario, dependeremos en exceso de los mensajes ajenos y podríamos convertirnos en víctimas de acontecimientos externos.

 

Cortando las raíces del miedo a engordar

 

Para poder tratar y superar ese miedo a engordar es necesario un trabajo específico con profesionales especializados en trastornos alimentarios. Psicólogos y psiquiatras pueden hacer un trabajo sobre aspectos mentales, y nutricionistas sobre aspectos nutricionales que influyen en ese miedo a engordar.

 

“La terapia más adecuada para afrontar el miedo es la exposición, incluyendo la exposición en imaginación y el análisis de significados emocionales asociados” Laura Hernangómez.

 

En ese proceso será necesario entender varios aspectos:

 

- En el miedo a engordar lo importante es que el miedo permanece independientemente del peso perdido. Con lo que nunca es suficiente pérdida de peso, o aunque lo fuera, el miedo siempre sigue ahí, mientras no se trata.

 

- Para perder el miedo, hay que desmontar la falsa promesa del peso mágico, según la cual cuando llegues a un número determinado de peso todo irá bien y se solucionarán los problemas. 

 

- El miedo a perder el control del peso, y a que el número de la báscula empiece a subir y no pare de hacerlo nunca, es una fantasía que lleva al mantenimiento de las medidas de restricción y actividad. 

El cuerpo es sabio y tiende a un equilibrio. El objetivo es recuperar una relación sana con la alimentación y el ejercicio, eso dará como resultado un peso, el que sea, dentro de un estado de salud física y emocional adecuado. En ningún caso el objetivo es que la persona tenga sobrepeso. Hay que dar tranquilidad en ese sentido. 

 

- Otro aspecto esencial es entender que el peso sano está formado por un intervalo de peso de entre 6-8 kg aproximadamente, que varía en función de tu género, edad, complexión física. Hablamos de engordar cuando la persona está por encima del peso sano, no es correcto hablar de engordar por debajo del intervalo inferior.

 

peso_sano.jpg

 

- Los elogios sobre la pérdida de peso por parte de familiares y amigos, se convierten en un factor mantenedor de las conductas encaminadas a la pérdida de peso. Y de esta forma, también alimentan el miedo a engordar.

 

- Cuanto mayor es la desnutrición, mayor es el deterioro cognitivo y el estado depresivo. Con lo que un aumento en la cantidad y calidad de alimentos produce una recuperación de las capacidades cognitivas, así como una mejora en el estado de ánimo, favoreciendo así que la persona pueda verse mejor.

 

- Es importante dentro del abordaje de dietistas-nutricionistas especializados en TCA, romper mitos sobre alimentos que engordan, y otros aspectos nutricionales que en cada caso afectan al miedo a engordar. 

 

En muchas ocasiones la persona, paradójicamente, cuanto más peso pierde, peor se ve.

Y en muchos casos, antes de esos comentarios críticos, la persona se veía bien con el peso previo al problema.

 

Por tanto, el miedo a engordar constituye uno de los aspectos centrales del tratamiento y requiere un abordaje por profesionales especializados.

 

Los artículos no tienen un efecto curativo, sólo pretenden dar luz para afrontar con más claridad el camino. 

 

 

e-max.it: your social media marketing partner
Manuel Antolín

Psicólogo (Nº Colegiado: EX-561), terapeuta y formador. 

Experto en trastornos alimentarios y psicología de la obesidad.

Docente en curso de experto de trastornos alimentarios de Nortesalud.

Docente en escuela online de Clínica Cabal con el curso de Grupos de Apoyo para familiares de personas con trastornos alimentarios

Realizo asesoramiento y grupos de apoyo para familias, tratamiento psicológico con personas afectadas y prevención con población de riesgo.

Colaborador de ADETAEX (Asociación en defensa del tratamiento de los trastornos alimentarios en Extremadura) desde 1999 hasta la actualidad.

Creador del Proyecto Cómete el Mundo, cuyo objetivo es reducir la incidencia de la 3ª enfermedad crónica de la adolescencia. 

Estuve al frente del programa Cómete el Mundo de RNE Radio 5 de 2016 a 2021.

Twitter: @Magantolin8 Facebook: manuelantolinpsicologia e Instagram: manuelantolinpsicologia

Sitio web: psicologiaresuelve

Colaboradores

Adetaex              

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización de nuestra página web, mejorar nuestros servicios y facilitar su acceso. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información sobre la política de cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.
Más información Acepto